La primavera se acerca y empiezan los deseos de un cambio de look. Esta es una temporada fuerte y hay que estar a tono con todo lo que se viene para ofrecerles a los clientes las novedades en materia de pelo. Y, como todo, las tendencias también se reciclan y se fortalecen, así está sucediendo con los flequillos.

Como ustedes bien saben y conocen, existen numerosas versiones de flequillos, empezando por los cortos al mejor estilo Audrey Hepburn. Este micro flequillo centra la mirada y marca la nariz, favorece a las caras pequeñas.

Otra opción es el flequillo que cae hasta las cejas o un poco más largo, rebasándolas ligeramente. En ambos casos es necesario que quiera hacérselo tenga un pelo abundante para lucirlo en todo su esplendor. Pero en caso de no tener un flequillo demasiado tupido, lo que podemos sugerir es apostar por un corte despuntado que le permita llevarlo ligeramente abierto.

También nos encontramos con otras variantes como el flequillo en diagonal, que es la opción más recomendable cuando nos encontramos con frentes prominentes y lo que se busca es disimularla. Además, un plus es que al peinarlo en diagonal ofrece la posibilidad de lucir un flequillo que no es tal, es decir, usar a modo de flequillo las capas más cortas y delanteras de la melena, en el caso de que hayan realizado un corte capeado, claro está.

Otra de las opciones que más adeptas ha ganado es la del flequillo abierto, todo un acierto para acompañar recogidos altos, rodetes o colas de caballo y también los cortes pixie o los cortos rapados en nuca y laterales que permiten lucir un flequillo trabajado con las manos y peinado en diagonal o, dependiendo del tipo de cabello, el secreto también estará en el secado que puede ir acompañado de cepillo para darle el movimiento y volumen que se busca.

Ahora queremos que nos cuentes vos. Cuáles son tus tips profesionales para que un flequillo luzca, día a día, como recién salido de la peluquería.