La aspiradora fue el primer dispositivo en ser utilizado como Secador de Pelo. Utilizaban el aire caliente que salía de ella.

En 1890, Alexandre Godefoy (peluquero francés) fue el inventor del Secador de pelo eléctrico. Consistía en un motor grande y ruidoso, con tubos que apuntaban a tu cabeza y soplaban aire caliente. No era de uso popular debido a su gran tamaño y pesadez.

Años después, en Alemania surgió el primer secador de mano hecho con un motor de aspiradora de menor escala. Un cable de cromo unido a una tabla de mica o asbesto generaba el calor.

Desafortunadamente, este nuevo diseño continuaba siendo pesado, voluminoso y muy ruidoso para su uso en los negocios de belleza. Estaba cerrado en aluminio o acero enchapado con cromo.

En 1951, salió al mercado el famoso “Casco Secador”. Este era más liviano y estaba conectado a un tubo que llegaba a un casco que se utilizaba sobre la cabeza. Cuando se encendía el secador, el aire fluía a través del tubo y era expulsado por pequeños agujeros en el casco. El casco secador de pelo era capaz de producir 300 vatios de calor.

Los secadores a gas eran mejor vistos en los salones de belleza. Sin embargo, el calor era dañino para el cabello y los vapores del gas enfermaban a algunos clientes, así que estos secadores rápidamente fueron reemplazados por los Secadores Casco.

Y así es como poco a poco, comenzaron a surgir secadores más livianos, más pequeños y fáciles de manejar, pero el funcionamiento interior se mantenía igual.

Hoy en día, gracias a la Tecnología, podemos disfrutar de un secado más rápido y con menos calor, dejando el cabello más brilloso, suave y saludable. Entrá en Secadores para ver Secadores de primera Calidad!