Ser creativos, tener un estilo propio, innovar constantemente de la mano de las nuevas tendencias, saber escuchar al cliente y lograr buenos resultados son algunas de las características que hacen que unos salones se destaquen sobre otros. Pero ¿cómo lograrlo? La capacitación constante es la respuesta acertada, y las ganas de aprender y mejorar las claves para lograr el éxito.

Con el paso del tiempo, la profesión del peluquero fue adquiriendo nuevas características. Las viejas técnicas pasaron a formar parte de una estructura sobre la cual se construyó un gran edificio lleno de descubrimientos, rupturas y fusiones con otras artes. Los estilistas reconocidos abrieron nuevos caminos y, lejos de atesorar sus innovaciones, fundaron academias e institutos para compartir sus conocimientos y lograr que la profesión se proyectara hacia horizontes diferentes. Por esta razón, es imprescindible que tanto los dueños de las peluquerías como sus empleados aprovechen estas oportunidades de ofertas académicas. La formación constante contribuye a lograr mejores resultados, ganar en seguridad y no quedarse en el tiempo. La realización de cursos y talleres permite rever los métodos que están implementando, encontrar respuestas a interrogantes que se venían planteando y mejorar técnicas que no estaban dando el resultado esperado. Cuando nos preguntamos ¿qué logra el profesional a partir de la implementación de cursos en sus peluquerías? La respuesta que surge es simple y directa:

Conocer a fondo los secretos de la profesión y obtener seguridad en el trabajo.

Adquirir técnicas vanguardistas que posicionen al salón.

Comprender las variadas peticiones de los clientes y poder llevarlas a la práctica, sin errores ni desilusiones.

Convertirse él mismo en un asesor capacitado, con conocimientos tanto de la profesión como de las tendencias del mercado.

Embellecer al cliente, transmitirle seguridad y ofrecerle alternativas acorde a las tendencias reinantes.

Crear una energía positiva en el salón y conquistar a los clientes para que retornen en búsqueda de experiencias placenteras.